Oct 23

Imprescindibles en tu mochila de viajero

A continuación, te dejaré unos cuantos consejos imprescindibles para cada uno de tus viajes, sea cual sea el destino.

Mochila de 40 litros

No os recomiendo llevar más de 40 litros ya que el peso puede ser un auténtico fastidio (a no ser que seáis expertos montañeros claro). Sí o sí la mochila tiene que ser buena, con refuerzos en la espalda, cadera etc y si tiene “chubasquero” para cubrirla mejor que mejor, a veces se pone a diluviar en el momento que menos te esperas.

Calzado

Zapatillas cómodas y chancletas, no hace falta más.

Mosquitera

Si vas a viajar por rutas poco turísticas te vendrá muy bien, en caso contrario, no la necesitas. Como es un artículo que no siempre vas a necesitar en tus viajes, pero a su vez, debe proporcionarte la mejor protección, te recomiendo que accedas a https://www.mascupon.es/tiendas/codigo-promocional-amazon/. En esta página encontrarás una gran cantidad de artículos, de diferentes fabricantes, que se adaptarán a cada una de tus necesidades.

Ropa

A parte de las cosas típicas, no te olvides de un jersey para el avión y sobre todo para los aeropuertos, trenes y autobuses. Aquí va una mención especial para el aeropuerto de Doha: gracias por poner el aire a -15 grados y hacerme sentir como en los Alpes.

Jabón en pastilla

Nunca te quedarás sin calcetines limpios

Una cuerda

Después de lavarte la ropa necesitarás un sitio donde colgarla.

Toalla de micro fibra

No ocupa nada y te sirve de toalla de ducha y de playa.

Gafas de sol y gorra / pañuelo.

En cuanto a gafas de sol, gorras y pañuelos, yo siempre recomiendo que sean de la mejor calidad. No vale la pena que estropees tu viaje por culpa de accesorios que, a primera vista, te parecen insignificantes. Desde que descubrí los descuentos que se encuentran en https://www.maiscupao.pt/lojas/desconto-hawkers/, en cada uno de mis viajes utilizo diferentes gafas de sol: siempre voy a la moda, y además, a precios increíbles.

Anti-mosquitos

Pulseras de farmacia (bastante efectivas) y Relec ultra fuerte.

Crema de sol de protección alta

Mini kit de cepillo de dientes y pasta

Kit “farmacia ambulante”, que contenga antiinflamatorios, suero oral, antibiótico, tiritas…lo mejor es que te pases por tu médico de cabecera y te recete lo que estime oportuno.

Vacunas

Acude a Sanidad Exterior de tu ciudad y te informarán de las vacunas necesarias para tu destino.

Moneda local

Cambia lo mínimo al llegar al aeropuerto (el cambio suele ser muy malo) y el resto a lo largo del viaje en oficinas de cambio.

Tecnología

Móvil, cámara de fotos, cargador y según el país un adaptador universal para enchufes. Puedes conseguir cada uno de estos productos y sus accesorios a través de páginas como https://www.mascupon.com.mx/tiendas/cupon-best-buy/, sobre todo si viajas desde México a cualquier otro país.

Tarjeta SIM

Este suele ser un punto importante en el que tienes que pensar antes del viaje, ¡sobre todo por tu madre! En el aeropuerto puedes comprar una tarjeta de prepago.

Seguro de viaje internacional

Contrata uno, más vale prevenir que curar.

Kit de supervivencia

Envía a tu email una copia del pasaporte, números de teléfono del seguro, reservas de vuelos, reservas de hotel, fotos escaneadas, etc. En caso de perder / robar algo te puede venir muy bien tener toda esa información importante en “la nube”.

Mente abierta y respeto

Requisitos imprescindibles para recorrer el mundo.

Sep 20

Eurovegas prefiere Madrid

El proyecto tendría, en principio, 6 casinos, 12 complejos vacacionales, con 3.000 habitaciones hoteleras cada una, y cada zona vacacional costará entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. Con ellos “Las Vegas Sands” pretende atraer a unos 11 millones de turistas en 15 años que gastarían unos 15.500 millones de euros.

¿Qué será Eurovegas?

Tras varios meses de espera, el magnate norteamericano Sheldon Adelson ha anunciado la elección de Madrid para construir su proyecto de ocio y juego “Eurovegas”, una elección que en las últimas semanas comenzaba a cobrar especial fuerza. Así, La empresa del magnate norteamericano, “Las Vegas Sands”, anunció oficialmente la decisión, si bien todavía no se ha concretado la ubicación exacta del complejo en la Comunidad de Madrid. La compañía afirma que se ha completado la primera fase después de un amplio proceso negociador. A partir de aquí, el plan se traslada a la siguiente etapa donde se especificará, entre otras cosas, la determinación del tamaño y la ubicación específica de “Eurovegas”.

En el comunicado Adelson agradece a Madrid y Barcelona, el interés mostrado para el desarrollo del futuro “Eurovegas”. “Nos gustaría agradecer a la gente en Madrid y Barcelona por el tiempo y esfuerzo que han dedicado al proceso. Hemos conocido a grandes defensores de ambas ciudades, y estamos agradecidos por las amistades que hemos desarrollado”. “Barcelona es un destino turístico destacado y elegir a Madrid en lugar de Barcelona no ha sido una decisión fácil”, reza el comunicado que destaca la pujanza de la capital española para ser elegida, “el Gobierno de Madrid ha sido un fuerte defensor de su potencial y apreciamos la energía que ha mostrado en el proceso”. Quizás en esta última frase del comunicado esté la clave para entender la decisión final de Adelson.

Efectivamente, la Comunidad de Madrid, con su Presidenta Esperanza Aguirre a la cabeza, estuvo detrás del proyecto desde el principio, siendo que Barcelona se sumó al mismo casi a última hora; Madrid estaba en excelentes condiciones y con una clara ventaja para alzarse con el megaproyecto. A ello se une la circunstancia de que la estabilidad política en Madrid y la general aceptación del proyecto por la clase política y empresarial madrileña (salvo contadas excepciones como el caso del Secretario General de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, y algunos sectores de extrema izquierda) favorecieron a Madrid frente a Barcelona, algo que no ocurría en el caso de Cataluña, a lo que se unía el sempiterno coqueteo con la corrupción que siempre ha manchado a la clase política catalana en este tipo de proyectos.

Y es que el complejo desató desde el anuncio de su construcción la competición entre Cataluña y Madrid, atraídas por los puestos de trabajo que se crearían y que algunos responsables han cifrado en hasta 260.000, con unas inversiones que la propia empresa ha cuantificado en 17.000 millones de euros. “Las Vegas Sands” pretende atraer a unos 11 millones de turistas en 15 años que gastarían unos 15.500 millones de euros. El proyecto tendría, en principio, 12 complejos vacacionales, con 3.000 habitaciones hoteleras cada una, y cada zona vacacional costará entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. Sus clientes principales serán los provenientes de los países de Europa (tanto occidental como oriental) y de los países de la ex Unión Soviética.

Se ha señalado que la inauguración podría ser en 2016 y que en 2022 se finalizarían las obras. La compañía, indica el comunicado, ha confirmado que aportará entre el 25 y el 35 por ciento de capital propio para el complejo de este proyecto que “está en fases muy tempranas y pendiente de la resolución de los retos económicos dentro de Europa“.

La decisión final de que “Eurovegas” se establezca en Madrid es una excelente noticia por lo que de revulsivo para la economía española y la creación de empleo tiene, por no hablar de la competencia que ha generado entre Madrid y Barcelona y que ha llevado a ésta última a suplir la inversión del magnate norteamericano por otro megaproyecto turístico que, desde luego, también actuará como revulsivo económico en la zona. Efectivamente, Cataluña, al ver descartada su candidatura, ha anunciado que se establecerá en el lugar previsto para “Eurovegas” un macrocomplejo de ocio llamado “Barcelona World”, no tan ambicioso como el que finalmente se establecerá en Madrid, pero que sí contribuirá a crear miles de puestos de trabajo, algo indispensable en los tiempos que corren. No obstante, el anuncio del Gobierno catalán ha dejado entrever sospechas de algo común en la política catalana como es la corrupción, ya que el proyecto de “Barcelona World” viene de la mano de Bañuelos, el visionario de “Astroc”, icono del despiole de la burbuja inmobiliaria española y protagonista de uno de los aterrizajes en la quiebra más sonoros, que salpicó a muchas cajas que entraron de su mano en la quimera del ladrillo. Más parece que con este proyecto de “Barcelona World” la Generalidad de Cataluña intenta lamerse las heridas de la derrota en el caso “Eurovegas” frente a Madrid, con una solución de última hora que llega de la mano de un personaje cuando menos poco recomendable.

En todo caso, lo importante es que el proyecto de “Eurovegas” se ha quedado en España, un proyecto que podría crear hasta 260.000 puestos de trabajo, con unas inversiones que la propia empresa “Las Vegas Sands” ha cuantificado en 17.000 millones de euros.

El proyecto tendría, en principio, 6 casinos, 12 complejos vacacionales, con 3.000 habitaciones hoteleras cada una, y cada zona vacacional costará entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. Con ellos “Las Vegas Sands” pretende atraer a unos 11 millones de turistas en 15 años que gastarían unos 15.500 millones de euros. Cada uno de los complejos contaría con uno o varios rascacielos de al menos 140 metros de altura. Fue precisamente este uno de los escollos que se encontró la candidatura catalana, ya que al estar situados sus terrenos cerca del aeropuerto de El Prat, no se podrían construir estos rascacielos por cuestiones de seguridad.

Los complejos, como en Las Vegas, serían como una ciudad que copiaría el modelo urbanístico americano: es decir, una larga avenida (en Las Vegas la llaman el “Strip”) y a ambos lados las construcciones, tan altas como sea posible (en la capital del juego la reina es “Stratosphere Tower”: 350 metros de altura).

Además de los casinos, “Eurovegas” contaría con varios teatros, lujosos restaurantes, atracciones y salas de convenciones, entre otras cosas. Como indica Ron Reese, director de comunicación de “Las Vegas Sands”, el proyecto “está lejos de un lugar al que sóplo se va a apostar, a jugar”. “En realidad, el 65% de nuestros ingresos vienen de cosas que no son juegos. En nuestros hoteles hay museos, restaurantes, centros de congresos y convenciones, muchas cosas que no son sólo casinos. Queremos rebatir esa idea de que sólo hacemos casinos. En realidad, ese es nuestro negocio minoritario. Por ejemplo, alrededor de nuestro complejo de Singapur han crecido muchos negocios… Nosotros venimos a generar riqueza, aunque comprendemos que este tipo de negocio, y sobre todo a este tamaño, es nuevo en Europa, es algo que nunca se había planteado aquí”, admitió el director de comunicación de la compañía.

Como hemos indicado, la inauguración podría ser en 2016, algo que está a la vuelta de la esquina y que, desde luego, convertirá a Madrid en uno de los principales centros turísticos y de negocios de Europa.

Aug 10

EEUU inicia una campaña para aumentar el turismo

La promoción, que comenzó en Canadá, Japón y Reino Unido, apuesta por aumentar la difusión exterior de su oferta turística a través de los medios convencionales y su presencia diplomática en 192 países, pero también potenciar rutas turísticas menos conocidas, por lo que está cooperando con administraciones locales.


El objetivo de EE.UU. es conseguir 100 millones de visitantes en 2021, para lo cual se ha iniciado una campaña de atracción turística hacia el gigante del norte que va mucho más allá de las típicas campañas publicitarias. Así, el Gobierno de los EE.UU. ha presentado un ambicioso plan para lograr un crecimiento del 50% en el número de visitantes internacionales antes de finales de 2021, un plan que había sido anunciado en enero pasado por el Presidente Barack Obama.

El plan que acelerará el turismo en Estados Unidos

Como indicamos, el ambicioso plan que han presentado el titular de Comercio, John Bryson, y el Secretario de Interior, Ken Salazar, va más allá de una simple campaña publicitaria en el exterior, con medidas que buscan mejorar la imagen del país, como mostrarse más amables en los aeropuertos en el trato a los viajeros.

La promoción, que comenzó en Canadá, Japón y Reino Unido, apuesta por aumentar la difusión exterior de su oferta turística a través de los medios convencionales y su presencia diplomática en 192 países, pero también potenciar rutas turísticas menos conocidas, por lo que está cooperando con administraciones locales. Estos pasos se complementan con las medidas y acuerdos ya iniciados para que los procesos burocráticos dejen de ahuyentar a algunos turistas con intención de viajar a EE.UU.: se reduce el tiempo de espera para conseguir los visados desde algunos países y para realizar la tramitación por parte del Departamento de Estado. Quizás esta iniciativa debieran copiarla países como España, un país que vive en buena medida del turismo (más ahora con los tiempos que corren) y que se empeña en maltratar a los turistas que se acercan a sus consulados en el exterior para pedir visados de turista, los cuales son denegados de forma sistemática, lo cual viene perjudicando gravemente la imagen de España como destino turístico en los llamados “países emergentes” desde hace años, siendo ahora cuando más falta harían esos turistas que son reiteradamente rechazados, algo que difícilmente podrá reparar ya la pretendida “Marca España” que en los últimos meses se pretende relanzar.

Y es que España bien debiera aprender de la iniciativa norteamericana, dándose cuenta de que los turistas están ahora en los llamados “países emergentes”, que ya no vale considerarlos como “países del Tercer Mundo”, denegando visados de turista sin sentido alguno y rechazando en frontera de forma arbitraria a viajeros simplemente por el color de su piel o su país de procedencia. Efectivamente, los EE.UU. se han dado cuenta de que el turismo procedente de aquellos países antaño pobres constituye una importante fuente de ingresos que hay que cuidar y cultivar. Por el contrario, España se ha embarcado en una campaña de mejora de imagen llamada “Marca España” que se limita a giras del Ministro de Asuntos Exteriores por el extranjero en las que se sólo visita a sus homólogos en las Cancillerías extranjeras, pero sin llegar a plantearse la corrupción y el maltrato que a los turistas se presta en los consulados generales de España en el exterior que se atreven a solicitar un visado de turista para viajar a España.

En el sentido de lo apuntado, desde la Administración Obama se ha indicado que “En un momento en que demasiados estadounidenses siguen buscando trabajo, debemos facilitar que más personas visiten este país para que nuestra economía siga creciendo”; quizás ésta sea la filosofía acertada que sí ha adoptado EE.UU., pero no España, lo cual, sin duda, hará que nuestro país pierda numerosos turistas, especialmente latinoamericanos que, ahora con los bolsillos llenos, eligen destinos turísticos mucho más amables, entre los cuales no está España que pierde así una buena cantidad de ingresos procedentes de potenciales turistas que en nuestro país encontrarían un destino ideal por contar con la ventaja de un idioma común, algo que, sin embargo, nuestras autoridades no saben aprovechar.
Por el contrario, las autoridades norteamericanas se han lanzado con esta campaña a captar ese sector turístico de los llamados “países emergentes”, señalando que “el Gobierno trabaja para hacer más agradable la experiencia del viajero en los aeropuertos y mejorar el recibimiento de los turistas que no hablen inglés”. Asimismo, se ha puesto en marcha una aplicación para “smartphones” llamada “FlyRights” que permitirá denunciar ante las autoridades aeroportuarias y del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense la actuación de los inspectores aeroportuarios de tinte racista, herramienta que, sin duda, refuerza los derechos de los viajeros que acceden a los EE.UU. y que, hasta ahora, quedaban al arbitrio del funcionario de turno.


Significativo es el caso de Brasil, un país que, luego de décadas de hiperinflación, se ha expandido al compás de los altos precios de las materias primas y del descubrimiento de grandes reservas de petróleo. Millones de personas salieron de la pobreza y aumentó significativamente la clase alta, gastando 5.900 millones de dólares en EE.UU. en el 2010 como turistas, en un fenómeno que está cambiando radicalmente viejos patrones migratorios y mejorando las economías de partes de EE.UU. muy golpeadas por la crisis. En tal sentido, el Presidente estadounidense Barack Obama instruyó hace poco al Departamento de Estado para que agilice la concesión de visados a los turistas procedentes de Brasil, China y otras naciones con economías florecientes, cuyos ciudadanos viajan a EE.UU. a gastar dinero y no se quedan como ilegales.
Para hacernos una idea de lo que este “turismo emergente” supone para los EE.UU., en 2010 los visitantes brasileños gastaron casi 6.000 millones de dólares en viajes y compras a EE.UU., un 30% más que el año anterior, según un informe del Departamento de Comercio norteamericano, que señaló que la tendencia creciente comenzó en el 2003, siendo que en 2012 se espera que el número de visitantes sólo de Brasil ascienda a más de 1 millón y medio.

Para mejorar estas cifras la labor de promoción de la imagen del país comienza en los propios consulados norteamericanos a la hora de tramitar el visado; el trámite de visado es relativamente sencillo: se completa un formulario y se envía por Internet, pidiendo una cita para la entrevista de rutina; la persona puede marcar la hora de la entrevista en el momento de enviar el formulario. Las filas en el consulado se mueven rápido y hay funcionarios de la embajada que circulan entre las personas para orientarlas y ver si los documentos están completos antes de entrar a la entrevista. En la misma entrevista se le informa a la persona si la visa fue aprobada. En caso afirmativo, el pasaporte visado es enviado por correo en 48 horas. A ello se une el hecho de que los EE.UU. están flexibilizando los requisitos para conceder visados de turista a los nacionales de países emergentes como Brasil, China, Perú o Colombia, por ejemplo.
Una campaña inteligente por parte de los EE.UU. que, desde luego, servirá para reactivar su sector turístico. Una idea de la que, desde luego, debiera aprender España, la cual, a pesar de la crisis en la que está inmersa, se obstina en maltratar en sus consulados a quienes solicitan visados de turista, olvidando que los ricos ya no somos nosotros, sino esos “países emregentes” con turistas ávidos de gastar su dinero y que, como consumidores, elegirán el destino que mejor les trate, el cual, desde luego, no es España en estos momentos. Una vez más, otros nos ganan la partida, y ahora en uno de los sectores claves de nuestra economía: el turismo.

Older posts «